El animal simbólico de Ernst Cassirer

Dentro de la lista de definiciones en torno al hombre, hay una que es a mi parecer interesante y poco referida; la del filósofo alemán Ernst Cassirer quien acuñó el término: animal simbólico. Más allá de sapiens, racional, político, videns y demás concepciones, para Cassirer lo que determina a los individuos su calidad de hombres, y por ende lo que los diferencia de los animales, es su capacidad de crear y descifrar símbolos. Asir la realidad de esa manera.

Cassirer fue un heredero directo del idealismo alemán y perteneció al grupo neokantiano que se estableció en la Universidad de Marburg hacia los años finales del siglo XIX. Así, siguiendo las huellas de la crítica a la razón, Cassirer dio el siguiente paso y realizó por medio de su filosofía de las formas simbólicas una crítica a la cultura en su totalidad.

Planteó a la ciencia como la manifestación de la creatividad humana y sentenció la insuficiencia de la razón como eje para comprender las múltiples formas en que la cultura se manifiesta. Ante la estrechez de un animal lógico planteó definir al hombre como un animal simbólico.

Su pretensión fue comprender a la cultura como un todo indivisible. Un organismo creado a partir de símbolos que se crean en medio de la percepción y el entorno. Mediante los símbolos se crea una adaptación a la realidad, la cual, sin embargo, varía dependiendo de los individuos y de la época en que se encuentren.

Las lenguas, los mitos, las religiones y la ciencia operan a partir de símbolos los cuales a su vez, a decir de Cassirer, presentan tres niveles de operación: el expresivo, el de representación, y el de significado. Los símbolos transmiten en primer lugar una emoción, entra después la parte representativa la cual transmite la realidad en sí pero bajo el tamiz de la percepción individualizada bajo condiciones de especie, ideología, moralidad, etc. y en su última fase se genera el significado.

Para Cassirer habitamos más que un universo físico, un universo simbólico. Todo lo que el hombre ha creado se manifiesta a partir de símbolos. Éstos al momento de ser aprehendidos por la persona le construyen una realidad para sí que es a la vez exclusiva y a la vez común. El sentido implícito en el símbolo es inacabable, generadora de una multiplicidad de significados podría decirse infinita.

Figura algo compleja la de Ernst Cassirer. Nació en 1874 y murió en 1945. A la llegada de Hitler al poder en 1933, Cassirer, siendo judío, comenzó un sinuoso camino de exilio. No se ubicó en ninguna de las dos grandes corrientes filosóficas del siglo XX, ni con los continentales (regidos por la obra lógica de Bertrand Russell) ni con los analíticos (surgidos del irracionalismo de Kierkegaard y Nietzsche). Ubicarlo en su justa dimensión es tarea que al parecer continúa en proceso.



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.